jueves, octubre 28, 2004

Las delicias de Goebbels

Al carajo: Porque yo lo valgo.