miércoles, diciembre 08, 2004

Una breve nota sobre los pasados Ondas

De los Premios Ondas ya se ha hablado mucho y mal, como debe SER. Pero es que al ver la repetición hace pocos días uno tiene la sensación de que si fuera Freud o sociólogo podría haber hecho varios tratados sobre la gala. Polanco salió casi tanto como Gabilondo. Estaba sentado como un sapo hinchado esperando a que sus cámaras le enfocasen, a él o al Académico Janli cuyo único destello de lucidez es el título de uno de sus libros, Francomoribundia, y total que es copiado. No consigo averiguar por qué don Jesús brilla cuando sale por el televisor; no me refiero a la calva o a los carrillos, que naturalmente destellan de puro sudor, sino a su ropa, como hilvanada con pan de oro. Recuerdo que estaba muy alegre cuando entregaban sus premios y lo enfocaban, con una sonrisa próxima la de ZP, ridícula pero adinerada e ilegal y mucho más vieja, y con los ojos de aquél que con una mano reparte premios y con la otra doctrina, ideología, dogmas, mentiras y gargajos intelectuales. Así sucedió con el autopremio a los cuatro días de gloria de la SER que bien valen una moncloa, el más comentado. Me llamó mucho la atención cuando Bebe subió a recoger el premio de artista revelación porque "ha triunfado reivindicando los derechos de la mujer a través de un estilo y sonido muy personales". En este país escasean las feministas, por eso se ha creado un concepto nuevo de feminismo en el cabe casi todo el mundo siempre que se sea algo progre y te cortes las puntas desiguales, en el que no cabría Wendy McElroy. Para Polanco, la SER, Gabilondo, Nierga y demás el reivindicar los derechos de la mujer no es otra cosa más que hacer canciones pegadizas como Malo, en las que al son del chunda-chunda nos tomamos nuestras copas y bailamos, tatareamos o gritamos unas letras que hablan de maltratos y de muertes, o como Con mis manos, en la que al hablar de la masturbación femenina se reivindica y mucho, a la vez que se hinchan las arcas de esta cantante undergraund, cuidadosamente desaliñada.
***
Pensé en dejar morir este tinglado y dedicarme a lo mío. No me daba cuenta del tiempo que pasaba al día delante de los periódicos, de las noticias, conectado a internet o escuchando la radio por el mero hecho de conocer más o de crearme una visión de conjunto más completa. He intentado desengancharme un poco de la actualidad. Durante el tiempo que he pasado sin escribir en Humeando he terminado las decenas de libros que tenía a medias y releído algunos otros que uno tiene que releer por placer o porque sí, como El hereje, Ventanas de Manhattan, La vida invisible, Gulag, Hacia otra luz más pura o Camino de servidumbre. Ya hace unos cuantos años que decidí para mí los libros, no los periódicos, en una acertada elección. Una vez que me he aclarado la jararquía intentaré pasar por aquí asiduamente a comentar, simplemente a comentar.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hombre yo no he tenido la narices de ver semejante acto, pero creo que lo de Bebe sería de lo más pasable, hace poco vi una entrevista suya, y como intelectual no da mucho de sí, pero tampoco hay que pedirle más a un cantante.

12/08/2004 09:59:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A ti sólo te va lo de la masturbaciión, no? pillín.... Yo nunca miento... sólo cuento cierta versión de la verdad.
Lo que cuento no sale de mi cabeza, se basa en hechos.
¿Estás hablando conmigo, tío? (Buenafuente)
Toño Chouza

4/27/2005 04:14:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home